viernes, diciembre 01, 2006

De cuando P. lo supo

Salimos con Julieta de la facu; estaba nublado.
- No sé Juli... tengo ganas de verla, pero no sé que onda; no quiero ser pesado
- Pero no decis que está todo bien?, ya se vieron varias veces...
- Si, qué se yo, es medio rara, no me puedo dar cuenta... uh, la íria a buscar a la facultad, pero mejor no...
- Si Damián, vamos, te llevo en el auto
- Nooo noo pará!!...
- Damián, la vas a ir a buscar!!!
- ... bueno dale vamos
.
Calle San Juan, miro por la ventanilla del auto...
- Mirá Juli! esa es C.!!... hace como un año que no la veía!!, va con Lautaro...
- Nooo Dami, basta, no la mires!!
- Te re miró ella - dice Anabela desde el asiento de atrás
- ...
¿Significa algo? ¿Realmente creo en las causalidades... en las señales?
.
- Gracias Juli!!
- Suerte!!!
.
Nadie.
.
- Hola Analí!!! como andas? -antes de que llegue a responder- P. ya se fue?????
- Siii, salió más temprano.
.
Yo sé donde está... ella se va a tomar el colectivo al centro. Pero seguro está en lo de Susana, pintando...
Yo vagamente sabía que a veces P. iba a pintar a aquel lugar. Me lo había comentado C.... un par de años atrás.
No lo pensé un segundo, apreté el paso... no tenía ninguna duda. Juro que sabía que ella estaba ahí. Las probabilidades no eran grandes, pero en ese momento no pensaba en términos de probabilidadses. Subí la rampa de la galería y con el pecho lleno de esa famosa presión, dí la vuelta a la esquina del pasillo.
Sus rulos negros estaban del otro lado del vidrio. Me paré ahi, sonriendo, con la nariz pegada al cristal. Respirando al fin.
Pintaba concentrada, no me vió en seguida. Mejor... me encantaba observarla. Susana me miraba desde adentro del local como si fuera alguna clase de psicópata.
Al terminar una larga pincelada P. se enderezó y levantó la cabeza por medio segundo. Luego la volvió a levantar, al haber interpretado la imágen recibida.
Una sonrisa trémula, mirada de susto, alegría y extrañeza. La sorprendí totalmente vulnerable.
Podía sentirlo, y ella también me lo comentó tiempo después: yo irradiaba una energía extraña. Nunca había estado tan seguro de que estaba haciendo lo correcto.
Me senté en una sillita de madera al lado de ella. No había terminado... pero el pincel le temblaba. Me miraba con visión periférica. Estaba pintando, estaba desnuda.
- Terminé - sonrió y levantó la temblorosa hoja.
.
Inventamos un juego. Pasamos una hora calificando a los transeúntes del 1 al 7 en categorías absurdas.
.
Porque sé que con vos puedo, me susurró el recuerdo de una carta que escribí en otra realidad, casi.
.
Me tomó la mano y nos internamos en la noche, tal como volveríamos a hacerlo tantas veces.

Etiquetas:

4 Impresiones:

Blogger Emita pensó que

Perfecto final...¿que más se podia pedir?


Besote!

7:02 p. m.  
Anonymous Anónimo pensó que

Si bien Emita se concentró en el final (que en realidad es un comienzo) yo me voy a focalizar en el principio de la entrada. Julieta es una grossa, vos si que tenés capacidad para hacerte de buenas amigas, jajaaj.
El nudo de la historia parece ser que nadie lo va a comentar, pero me parece bien, es TU papelito.

5:14 p. m.  
Blogger D. (de Damián) pensó que

Na, julieta no es ninguna grossa, pobre. Es más, nos distanciamos con el tiempo. Pero bueno, ese es otro papelito, y no se si alguna vez caerá por acá.

9:25 a. m.  
Blogger D. (de Damián) pensó que

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

9:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home