miércoles, noviembre 21, 2007

De por qué voy a BsAs y sonrío

Venía de pasar el día en La Plata, con Pablito. Dormía en el Plaza rumbo a Capital, ¡Qué prometedor! me estaba por pasar esto. Me esperaban Riskcord y mi hermano para el recital. ¿Acaso podría ser mejor la perspectiva?.
Llamé a mi amiga cuando bajé del tren en la estación Nuñez:
- "Estamos de shopping, vamos más tarde nosotras"
- "Ah bueno, listo" (your loss)
Una vez que terminó todo, no recuerdo bien a qué hora, me arrastré embelesado hacia Libertador. Riskcord y sus amigos estaban flasheados como yo. Me encontré con mi hermano, y estaba flasheado como yo. La llamé a mi amiga, y estaba flasheada como yo. Estaba con gente, nos ibamos a encontrar en una esquina para saludarnos. La esperé un rato, muerto de sed, y la ví llegar con ella. No big deal, estaban casi siempre juntas.
De algún modo terminamos los tres caminando cuadras y cuadras por Libertador. Igual que aquella vez con P., luego del recital de New Order algunos meses antes... pero algunas cosas ya no eran iguales.
Mi amiga estaba pensativa y distante; atribuible a Roger. Pero ella no. Ella estaba flasheada pero alegre, echaba chispitas, hablaba mucho. Hablábamos mucho. Yo sobreponía bastante bien la rigidez, y me mantenía al nivel de sus bromas. Siempre nos habíamos manejado con bromas, cargándonos, peleando en chiste. Desde la época en que chateábamos hace tantos años. A mi amiga la había llegado a conocer bastante bien con el tiempo, pero a ella no. Siempre hubo una barrera tácita. Siempre un "vos sos así y yo soy asá, es divertido hablar con vos, pero hasta acá llega".
Llegamos a la calle Alem. Ahí me tomaba el Chevallier a La Plata, para aprovechar los últimos coletazos de la fiesta de cumpleaños de Pablo. Era San Patricio, y la gente deambulaba por los bares de la zona. Me habían invitado a ir con ellas, medio en chiste medio en serio, pero yo tenía el cumple de Pablo. Uno, dos Chevalliers llenos. Eran cerca de las 3:30.
- "Vayan chicas, no se hagan drama"
- "No, no, está bien, te esperamos"
Se largó a llover, nos refugiamos.
- "Y bueno, no te queda otra que venir con nosotras"
- "Y, no, lamentablemente, jaja"
Los bares estaban llenos y la calle no estaba muy festiva. Nos paramos en una esquina. La miro, me mira (what's wrong with me?).
- "Estas cambiada"
- "¿Ah sí, en qué?"
- "No sé, estas distinta. Es como que te cambió la voz"
- "¡Ah, que lindo! Jaja
- "Eh... no, pero está bueno... me gusta- (callate, callate ahora antes de que esto se ponga incómodo... what's wrong with me?)
Emprendimos la caprichosa búsqueda de un McDonald's, y entre local cerrado y local cerrado seguimos delirando, riendo, como en una ¿burbuja?
Local abierto. Obviamente no preparaban hamburguesas a esa hora. Fuimos a una pizzería, seguimos hablando, mi amiga se fue al baño. Silencio (what the fuck is wrong with me?).
Era tarde. Yo no me quería ir. Hacía mucho que no me divertía tanto.
Subimos a un taxi, faltaba poco para el amanecer. A esta hora si iba a Retiro tal vez encontrase lugar en el Chevallier. Ella estaba sentada en el medio. Yo hablaba de algo, no sé de que, y sin darme cuenta, acentuaba mis frases tocando su pierna con el dedo. En un momento me mira riendo, y me dice "Bue-no", golpeando mi pierna dos veces con su dedo índice. Ella es así. No se calla nada.
Llegamos a Retiro. Yo seguía sin querer irme. Como al pasar, les propuse encontrarnos en alguna salida en Mardel, para repetir la grata noche. Me bajé, pensando con un poco de melancolía que probablemente nunca iba a suceder (just what the fuck is wrong with me?).
Afortunadamente, estaba equivocado.

Etiquetas:

1 Impresiones:

Blogger Fodor Lobson pensó que

Definitivamente, ud. es un romántico.

7:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home