jueves, mayo 31, 2007

La balsa

La playa de la base es muy linda, en ciertos aspectos. Al estar dentro del puerto, prácticamente no tiene oleaje, lo que la hace excelente para nadar. Además la ubicación y los vientos permiten que el agua este limpia casi siempre.
Habiendo vivido en Ushuaia hasta los 6 años, yo era una especie de niño de jardín invernadero. No sabía nadar, andar en bicicleta, jugar al fútbol... Eso sí, armando Legos y jugando a la compu era bárbaro. Aprender estas cosas me tomó algún tiempo. Cerca de los 10 ya podía andar decentemente en bicicleta. Al fútbol todavía no juego bien, a pesar de seguir intentándolo tercamente (lo dijo muy bien mi amigo el Abuelo cuando le conté de mi presente esguince: "Fijo, ¿para qué jugás?").
Nadar me llevó un poquito más. No me enseñaron hasta que fui un poco más grande. Creo que ya podía hacerlo bastante bien para el verano en que cumplí 12. Cuenten... son seis años. Seis años de ver la balsa. Blanca y con un trampolín. La balsa a la que iban todos a jugar. Los que no nadaban, iban chapoteando con un salvavidas. Pero yo no -era peligroso, en realidad-. A la altura de la balsa ya había varios metros de profundidad, por lo que no era tarea fácil. No, yo iría cuando supiese nadar.
La balsa, la balsa, la balsa. Por más que pensara en otra cosa, por más divertidos que fueran mis juegos en el agua, la balsa siempre estaba en el rabillo de mi ojo. A veces la medía. "Sé flotar bastante bien, tal vez llegue pataleando, con un poco de esfuerzo". Pero la verdad, yo era obediente. Tuve que esperar.
Eventualmente aprendí, y pude salir a nadar con mis padres. Los cuatro: los dos buzos y sus hijos, cien metros mar adentro, o más. Mucho más allá de la balsa. Y sí, cada tanto subía de pasada. Pero la verdad, la balsa era bastante aburrida.

4 Impresiones:

Blogger gerund pensó que

jeh, suele ser así

:)

11:20 p. m.  
Blogger Fender Gebiet pensó que

Me ha pasado con alguna mujer hermosa, que creía inalcanzable, para luego descubrir que ese frío desdén que me demostraba no era más que carencia absoluta de imaginación e interés. Y era muy aburrida, también.

9:31 a. m.  
Blogger Fodor Lobson pensó que

la balsa, la balsa,
la puta de la balsa,
la madre que la parió
ah, no! esa era otra
¡sorry!

P.S.: el atractivo irresistible de aquello que no podemos tener se desvance en el mismo instante en que deja de ser un imposible.

11:23 a. m.  
Blogger Lula pensó que

Veo una tendencia a una visión bastante triste de los logros... ojo... no digo que nuca me haya pasado de crear expectativas mayores a la realidad sobre algo... pero A VECES también esta bueno llegar a lo que uno tanto espera obtener

5:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home